16 marzo 2012

¿El libre albedrío es una ilusión? Los filósofos experimentales recomiendan no confiar en el instinto 
Por  | December 8, 2011
Scientific American

    Parece obvio para mí que tengo libre albedrío. Cuando acabo de tomar una decisión, digamos, ir a un concierto, siento que podría haber optado por hacer otra cosa. Sin embargo, muchos filósofos dicen que este instinto es equivocado.Según su opinión, el libre albedrío es un producto de nuestra imaginación.Nadie lo tiene o alguna vez lo tendrá. Más bien, nuestras decisiones están determinadas -como resultados necesarias de eventos del pasado- o son al azar
    Sin embargo, nuestras intuiciones acerca del libre albedrío, contradicen este punto de vista nihilista. Aunque,simplemente podríamos descartar nuestras intuiciones como equivocadas. Sin embargo, la psicología indica que hacerlo sería prematuro: nuestras corazonadas a menudo nos colocan bastante bien en el camino correcto [véase "The Powers and Perils of Intuition", de David G. Myers, Scientific American Mind, junio / julio de 2007]. Tanto en filosofía como en ciencia, podemos sentir si hay algo raro con un argumento o un experimento antes de que podamos determinar con exactitud cuál es el problema.
    El debate sobre el libre albedrío es un ejemplo en el que nuestras intuiciones entran en conflicto con argumentos científicos y filosóficos. Algo similar es válido para las intuiciones acerca de la conciencia, la moral, y una multitud de otros problemas existenciales. Por lo general los filósofos hacen frente a estos problemas a través de una cuidadosa reflexión y el discurso con otros teóricos.En la última década, sin embargo, un pequeño grupo de filósofos ha adoptado métodos basados ​​más en datos para aclarar algunas de estas confusas preguntas. Estos filósofos, denominados experimentales, realizan encuestas, miden tiempos de reacción e imágenes del cerebro para entender la fuente de nuestros instintos. Si podemos entender por qué sentimos que tenemos libre albedrío, por ejemplo, o por qué pensamos que la conciencia consiste en algo más que los patrones de actividad neuronal en nuestro cerebro, podemos saber si dar crédito a esos sentimientos. Es decir, si podemos demostrar que nuestras intuiciones acerca de la libre voluntad surgen de un proceso poco digno de confianza, podemos decidir no confiar en esas creencias.

Influencias desconocidas
    Para descubrir la base psicológica de los problemas filosóficos, los filósofos experimentales suelen encuestar a personas acerca de sus opiniones sobre cuestiones cargadas. Por ejemplo, los académicos han discutido acerca de si las personas realmente creen que sus decisiones son independientes del pasado y las leyes de la naturaleza. Los filósofos experimentales han tratado de resolver el debate pidiendo a los participantes del estudio si están de acuerdo con las descripciones como las siguientes:
   Imagina un universo en el que todo lo que sucede está completamente causado por lo que pasó antes. O sea que lo que pasó en el comienzo del universo causó lo que sucedió después y así sucesivamente, hasta el presente. Si Juan decide un día comer papas fritas en el almuerzo, esta decisión, como todas las demás, fue causada por lo que pasó antes.
    En una encuesta, los estadounidenses dicen que no están de acuerdo con tales descripciones del universo. De las investigaciones en otros países, los investigadores han encontrado que los chinos, los colombianos y los indios comparten esta opinión: la elección individual no está determinada. ¿Por qué los humanos tienen este punto de vista? Una posible explicación es que suponemos que por lo general podemos detectar todas las influencias en nuestra toma de decisiones mientras que no podemos detectar influencias deterministas, por eso las descartamos.
    Por supuesto, la gente no cree que tengan acceso consciente a todo lo que en su mente. Nosotros no presumimos de intuir las causas de los dolores de cabeza, la formación de la memoria o el procesamiento visual. Pero la investigación indica que las personas piensan que pueden tener acceso a los factores que influyen en sus decisiones.
    Sin embargo, los psicólogos coinciden ampliamente en que los procesos inconscientes ejercen una poderosa influencia sobre nuestras decisiones. En un estudio, por ejemplo, los participantes resuelven un rompecabezas de palabras en las que las palabras estaban asociados ya sea con mala educación o cortesía. Las personas expuestas a las palabras de groserías eran mucho más propensos a interrumpir al experimentador en una parte posterior de la tarea.Cuando se les interrogó, ninguno de los sujetos estaba consciente de que los juegos de palabras habían afectado su comportamiento. Ese escenario es sólo uno de muchos en los que nuestras decisiones están dirigidas por las fuerzas que están al acecho debajo de nuestra conciencia. 
    Por eso, irónicamente, debido a que nuestro subconsciente es tan poderoso en otros aspectos, no podemos realmente confiar en él cuando se considera la noción de libre albedrío. Todavía no sabemos de manera concluyente si nuestras elecciones están determinadas. Nuestra intuición, sin embargo, no proporciona ninguna buena razón para pensar que no lo son. Si nuestro instinto no puede apoyar la idea del libre albedrío, entonces perdemos nuestra principal razón para resistirnos a la afirmación de que el libre albedrío es una ilusión.

¿Es la conciencia sólo un proceso cerebral?
    A pesar de ser un movimiento joven, la filosofía experimental es de amplio alcance. Sus defensores aplican sus métodos a variados problemas filosóficos, incluyendo preguntas sobre la naturaleza del yo.
    Sin embargo, los psicólogos coinciden ampliamente en que los procesos inconscientes ejercen una poderosa influencia sobre nuestras decisiones. En un estudio, por ejemplo, los participantes resuelven un rompecabezas de palabras en las que las palabras estaban asociados ya sea con mala educación o cortesía. Las personas expuestas a las palabras de groserías eran mucho más propensos a interrumpir al experimentador en una parte posterior de la tarea.Cuando se les interrogó, ninguno de los sujetos estaba consciente de que los juegos de palabras habían afectado su comportamiento. Ese escenario es sólo uno de muchos en los que nuestras decisiones están dirigidas por las fuerzas que están al acecho debajo de nuestra conciencia.
    Por eso, irónicamente, debido a que nuestro subconsciente es tan poderoso en otros aspectos, no podemos realmente confiar en él cuando se considera la noción de libre albedrío. Todavía no sabemos de manera concluyente si nuestras elecciones están determinadas. Nuestra intuición, sin embargo, no proporciona ninguna buena razón para pensar que no lo son. Si nuestro instinto no puede apoyar la idea del libre albedrío, entonces perdemos nuestra principal razón para resistirnos a la afirmación de que el libre albedrío es una ilusión.

¿Es la conciencia sólo un proceso cerebral?
A pesar de ser un movimiento joven, la filosofía experimental es de amplio alcance. Sus defensores aplican sus métodos a variados problemas filosóficos, incluyendo preguntas sobre la naturaleza del yo. Por ejemplo, ¿que pasaría (si algo) te hiciera la misma persona desde la niñez hasta la edad adulta? Los filósofos experimentales investigan problemas en la ética, como: ¿la gente piensa que la moral es objetiva, como son las matemáticas, y si es así por qué,?Similar a la cuestión del libre albedrío, ellos también hacen frente a la disonancia entre nuestras intuiciones y las teorías científicas de la conciencia.
    Los científicos han postulado que la conciencia es una población de neuronas en ciertas áreas del cerebro, ni más ni menos.
    Para los filósofos experimentales, nuestros instintos sobre la conciencia se desencadenan por estímulos específicos, entre ellos la existencia de los ojos y la aparición de una conducta dirigida a objetivos, pero no por las neuronas.Los estudios indican que las intuiciones de la gente les dice que los insectos -que, por supuesto, tienen ojos y muestran conductas dirigidas a objetivos- pueden sentir la felicidad, el dolor y la ira.
    El problema es que muy probablemente los insectos carecen de los medios neurales para estas sensaciones y emociones. Lo que es más, los ingenieros tienen robots programados para mostrar simples conductas dirigidas a objetivos, y estos robots pueden producir la impresión extraña de que tienen sentimientos, a pesar de que las máquinas no son candidatos remotamente plausibles para tener conciencia. En resumen, nuestros instintos nos pueden llevar por mal camino en esta materia, también. Tal vez la conciencia no tiene que ser algo diferente de o por encima y más allá de los procesos del cerebro.
    Los conflictos filosóficos sobre conceptos tales como el libre albedrío y la conciencia a menudo tienen sus raíces en intuiciones ordinarias, y los debates históricos a menudo terminan en empate. Los filósofos experimentales sostienen que podemos dejar atrás algunos de estos callejones sin salida, si entendemos la naturaleza de los sentimientos de nuestro intestino. Este campo emergente probablemente no producirá la bala de plata que restaurará o desacreditará completamente nuestras creencias en el libre albedrío y otras ilusiones posibles.

    Sin embargo, mediante la comprensión de por qué nos encontramos ciertos puntos de vista filosóficos intuitivamente convincentes, podríamos encontrarnos en una posición de reconocer que, en algunos casos, tenemos pocas razones para aferrarnos a nuestras corazonadas.

Traducido por Rubén Carvajal Santana de:
http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=is-free-will-an-illusion

1 comentario:

Lulu Mazzucco dijo...

"Sin embargo, los psicólogos coinciden ampliamente en que los procesos inconscientes ejercen una poderosa influencia sobre nuestras decisiones". Interesante pàrrafo, como todo el artìculo.
La filosofìa Oriental, Budismo de Daishonin, plantea actos conscientes e inconscientes, generan causas y sus efectos se presentan en cualquier instante de nuestras vidas. Causas positivas aportan alegrìa, causas negativas nos desconciertan y apenan. Entramos en otro tema, lo kàrmico.
http://www.sgi.org/es/base-de-datos/materiales-de-introduccion/causa-y-efecto.html