03 junio 2012

La desconfianza reside en dos regiones del cerebro.
Nuestro nivel basal de desconfianza es independiente de nuestro detector innato de mentiras

ScienceDaily (17 de mayo de 2012) - Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es de mi giro parahipocampal. Los científicos del Virginia Tech Carilion Research Institute han encontrado que la sospecha se encuentra en dos regiones distintas del cerebro: la amígdala, que desempeña un papel central en el miedo y el procesamiento de los recuerdos emocionales, y giro parahipocampal, que está asociado con la memoria declarativa y el reconocimiento de las escenas.

"Nos preguntábamos cómo las personas sopesan la credibilidad de otras personas en simples interacciones sociales", dijo Read Montague, director del Laboratorio de Neuroimagen humana y de la Unidad de Psiquiatría Computacional de la Virginia Tech Carilion Research Institute, que dirigió el estudio. "Hemos encontrado una fuerte correlación entre la amígdala y un nivel básico de la desconfianza, que puede estar basada en: las creencias de una persona sobre la fiabilidad de otras personas, su estado emocional, y la situación en cuestión. Lo que nos sorprendió, sin embargo, es que cuando el comportamiento de otras personas despertaba sospechas, la circunvolución del hipocampo se iluminó, actuando como un detector de mentiras innato."
Read Montague, PhD, y colegas del Instituto de Investigación Virginia Tech Carilion descubrieron dos sitios distintos de la sospecha en el cerebro: la amígdala, que se correlaciona fuertemente con desconfianza , y la circunvolución del hipocampo, que actúa como un detector de mentiras cerebral. (Crédito: Imagen cortesía de Virginia Tech)
. 



Los científicos utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional, o fMRI, para estudiar la base neural de la sospecha. Setenta y seis pares de jugadores, cada uno con un comprador y un vendedor, compitieron en 60 rondas de un juego de negociación simple, mientras que sus cerebros eran escaneados. Al comienzo de cada ronda, el comprador conoce el valor de un dispositivo hipotético y sugiere un precio al vendedor. El vendedor entonces establecer un precio. Si el precio del vendedor cae por debajo del valor dado para el dispositivo, se llega a un acuerdo , el vendedor recibe el precio de venta y el comprador recibe la diferencia entre el precio de venta y el valor real. Si el precio del vendedor excede el valor, el intercambio no se ejecuta, y ninguna de las partes recibirá dinero en efectivo. Los autores encontraron, como se detalla en un artículo anterior, que los compradores se dividen en tres categorías estratégicas: el 42 por ciento eran incrementalistas, o sea, relativamente honestos sobre el valor del dispositivo, el 37 por ciento eran conservadores, ya que adoptaron la estrategia de ocultar información, y el 21 por ciento eran estrategas, es decir, eran activamente engañosos, imitando el comportamiento incrementalista al enviar propuestas altas durante los ensayos de poco valor para luego cosechar mayores beneficios mediante el envío de propuestas bajas durante los ensayos de alto valor.
Los vendedores tenían un incentivo monetario por leer los perfiles estratégicos de los compradores correctamente, sin embargo, no recibieron comentarios sobre la exactitud de la información que estaban recibiendo, por lo que no podían confirmar las sospechas acerca de los patrones de comportamiento. Sin retroalimentación, los vendedores se vieron obligados por sí solos a decidir si debían confiar en los compradores sobre la base de las sugerencias de precios. "Cuanto más incierto estaba el vendedor acerca de la credibilidad del comprador", dijo Montague, " más activo se mostró su giro parahipocampal ".

Los autores creen que el nivel basal de sospecha de una persona puede tener consecuencias importantes para su éxito financiero. "Las personas con alto nivel de sospecha basal suelen interactuar con compradores bastante confiables", dijo Meghana Bhatt, primera autora del trabajo de investigación. "La habilidad para reconocer la información creíble en un entorno competitivo puede ser tan importante como la habilidad para detectar comportamientos poco fiables."

Traducido por Rubén Carvajal Santana 
Journal Reference:
  1. M. A. Bhatt, T. Lohrenz, C. F. Camerer, P. R. Montague. Distinct contributions of the amygdala and parahippocampal gyrus to suspicion in a repeated bargaining game. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2012; DOI: 10.1073/pnas.1200738109


No hay comentarios.: