04 marzo 2018

Nacemos genios creativos y el sistema educativo nos atonta, según científicos de la NASA

En TEDxTucson, el Dr. George Land soltó una bomba cuando le contó a su audiencia sobre el impactante resultado de una prueba de creatividad desarrollada para la NASA, que posteriormente se utilizó para evaluar a niños en edad escolar (el video completo está al final).

La NASA se puso en contacto con el Dr. George Land y Beth Jarman para desarrollar una prueba altamente especializada que les proporcionaría los medios para medir de manera efectiva el potencial creativo de los científicos e ingenieros de cohetes de la NASA. La prueba resultó ser muy exitosa para los propósitos de la NASA, pero los científicos se quedaron con algunas preguntas: ¿De dónde viene la creatividad? ¿Algunas personas nacen con él o se aprende? ¿O proviene de nuestra experiencia? Luego, los científicos le dieron la prueba a 1,600 niños de entre 4 y 5 años. Lo que encontraron los sorprendió. La prueba analiza la capacidad de proponer ideas nuevas, diferentes e innovadoras a los problemas. ¿Qué porcentaje de esos niños crees que cayó en la categoría de genio de la imaginación?
¡Un 98 por ciento completo!

La cosa se vuelve más interesante
Eso no fue todo. Los científicos estaban tan asombrados que decidieron hacer un estudio longitudinal y probaron a los niños de cinco años más tarde cuando tenían diez años. ¿El resultado? Solo el 30 por ciento de los niños ahora cayó en la categoría de genio de la imaginación.
¡Cuando los niños fueron evaluados a los 15 años, la cifra había bajado al 12 por ciento!
¿Y nosotros adultos? ¿Cuántos de nosotros todavía estamos en contacto con nuestro genio creativo después de años de ¿enseñanza? Lamentablemente, solo el 2 por ciento.
Y para aquellos que cuestionan la consistencia de estos resultados, o piensan que pueden ser incidentes aislados, estos resultados han sido replicados más de un millón de veces, informa Gavin Nascimento, cuyo artículo me alertó por primera vez sobre este sorprendente estudio y su impactante implicación: que el el sistema escolar, nuestra educación, nos roba nuestro genio creativo.

¿Ahora que? ¿Podemos recuperar nuestra creatividad?
Land dice que tenemos la capacidad de estar en ese 98 por ciento si queremos. De lo que encontraron en los estudios con niños y de cómo funcionan los cerebros, es que hay dos tipos de pensamiento que tienen lugar en el cerebro. Ambos usan diferentes partes del cerebro y es un tipo de paradigma totalmente diferente en el sentido de cómo forma algo en nuestras mentes.
Uno se llama divergente, es la imaginación, se usa para generar nuevas posibilidades. El otro se llama convergente, es cuando se está juzgando, se está tomando una decisión, se está probando algo, se está criticando, o se está evaluando.
Entonces, el pensamiento divergente funciona como un acelerador y el pensamiento convergente como un freno a nuestros mejores esfuerzos.
"Descubrimos que lo que les sucede a estos niños, a medida que los educamos, es que les enseñamos a hacer ambos tipos de pensamiento al mismo tiempo", dice Land.
Cuando alguien te pide que propongas nuevas ideas, cuando te topas con ellas, lo que más aprendes en la escuela es: "Ya eso lo intentamos antes", "Esa es una idea tonta", "No va a funcionar". Etcétera.
Este es el meollo del asunto y es lo que debemos dejar de hacer:
"Cuando miramos dentro del cerebro, descubrimos que las neuronas se enfrentan entre sí y disminuyen el poder del cerebro porque estamos constantemente juzgando, criticando y censurando", dice Land.
"Si operamos con miedo usamos una parte más pequeña del cerebro, pero cuando usamos el pensamiento creativo, el cerebro simplemente se ilumina".

¿Cual es la solución?
Necesitamos encontrar a ese niño de cinco años otra vez. Tenemos una capacidad, tal como el niño de cinco años, que nunca se va. "Es algo que hacemos todos los días cuando soñamos", nos recuerda Land.

Charla TEDxTucson de George Land - The failure of success














Traducido de Ideapod del artículo de Coert Engels - December 16, 2017
por Rubén Carvajal

No hay comentarios.: