03 septiembre 2017

Neurohipnotismo: Perspectivas para la hipnosis y la neurociencia

A continuación, algunos extractos del artículo de John F. Kihlstrom. Neuro-Hypnotism: Prospects for Hypnosis and Neuroscience. Cortex. 2013 Feb; 49(2): 365–374. Published online 2012 Jun 5.
doi:  10.1016/j.cortex.2012.05.016.



John F. Kihlstrom Professor Emeritus
Email Address: jfkihlstrom@berkeley.edu
Office: 3333 Tolman Hall
Education: Ph.D., University of Pennsylvania
Research Area: Cognition
Secondary Research Area: Social-Personality
Laboratory: The Human Ecology of Memory
Website: Kihlstrom Web site

Más de 150 años después de que Braid acuñó el término hipnosis y articuló la primera teoría neurofisiológica del fenómeno, el estudio de los correlatos neurales de la hipnosis y el uso instrumental de la hipnosis para estudiar los correlatos neurales de otros aspectos de la mente y el comportamiento está aún en su infancia. Pero, de nuevo, lo mismo podría decirse de muchos otros fenómenos psicológicos complejos, incluyendo la percepción y la memoria. Sin embargo, tres tendencias importantes ya son visibles. En primer lugar, los investigadores están empezando a adoptar modernas técnicas sofisticadas de imagen cerebral, especialmente resonancia magnética funcional (RMf), que puede proporcionar más análisis de grano fino de la ubicación y la línea temporal de la actividad cerebral involucradas en la experiencia hipnótica. En segundo lugar, y más importante, la teoría en esta área ha evolucionado desde un enfoque bastante simplista y romántico sobre la actividad alfa, o la hipnosis del hemisferio derecho, hasta posiciones que reconocen la complejidad de la experiencia de la hipnosis. La investigación y la teoría de la hipnosis han seguido los desarrollos de la neurociencia cognitiva de manera más amplia y ahora están listos para adoptar las técnicas más sofisticadas para mapear los complejos fundamentos neuronales de la experiencia multifacética de la hipnosis. Tercero, la hipnosis está siendo cada vez más empleada por investigadores cuyos intereses primarios están fuera del dominio de la hipnosis. Durante más de un siglo, los psicólogos han considerado la hipnosis como intrínsecamente interesante, un desafío para explicar la teoría psicológica; ahora la hipnosis también se ve como interesante por lo que puede decirnos acerca de otras cosas - como la conciencia (Kihlstrom, 2012).

Hace más de una década, Frith, Perry y Lumer argumentaron que los estudios de los correlatos neuronales de la experiencia consciente deberían contrastar las condiciones en las que el mismo estímulo físico provoca la misma respuesta conductual, sin acompañamiento de la conciencia (Frith et al., 1999). Una estrategia similar podría ser reveladora con respecto a las alteraciones hipnóticas en las funciones de monitoreo y control de la conciencia. Por ejemplo, se sabe que la amnesia posthipnótica daña la memoria explícita, pero preserva otras expresiones de la memoria implícita (Kihlstrom, 2007). En consecuencia, una estrategia de imagen cerebral que compare tanto la memoria explícita como la implícita para los ítems estudiados durante la amnesia y después de que se haya cancelado la sugestión de amnesia podría revelar una actividad neural específicamente asociada con el recuerdo consciente y las expresiones inconscientes de la memoria. Las herramientas de neuroimagen ahora están disponibles, y un siglo de investigación conductual sobre la hipnosis ha puesto los fundamentos empíricos y conceptuales para su uso apropiado. Todo lo que queda es comenzar el trabajo en serio.

Los sustratos neurofisiológicos de la hipnosis han estado sujetos a la especulación desde que el fenómeno obtuvo su nombre. Hasta hace poco tiempo, gran parte de esta investigación se orientó hacia la comprensión de la hipnosis misma, incluyendo las bases biológicas de las diferencias individuales en la hipnotizabilidad, los cambios dependientes del estado en la actividad cortical que ocurren con la inducción de la hipnosis y los correlatos neurales de la respuesta a sugerencias hipnóticas particulares especialmente la analgesia hipnótica, clínicamente útil. Más recientemente, la hipnosis ha comenzado a emplearse como un método para manipular los estados mentales de los sujetos, tanto cognitivos como afectivos, para proporcionar información sobre los sustratos neuronales de la experiencia, el pensamiento y la acción. Este uso instrumental de la hipnosis es particularmente adecuado para identificar los correlatos neurales de la percepción y la memoria conscientes e inconscientes, y de la acción voluntaria e involuntaria.

La hipnosis es una interacción social en la que una persona, designada como sujeto, responde a las sugerencias ofrecidas por otra persona, denominada hipnotizadora, para experiencias imaginativas que implican alteraciones en la percepción y la memoria conscientes y el control voluntario de la acción. En el caso clásico, estas experiencias van acompañadas de una convicción subjetiva cercana a la ilusión y de sentimientos de involuntariedad que bordean la compulsión (Kihlstrom, 2008). La hipnosis proporcionó el fundamento para el desarrollo de ambas teorías psicogénicas de la enfermedad mental y formas de perspicacia de la psicoterapia a finales del siglo XIX y principios del XX (Crabtree, 1993). Más recientemente, la hipnosis contribuyó a la "revolución de la conciencia" dentro de la psicología y la ciencia cognitiva (Hilgard, 1987), y al resurgimiento del interés de la investigación en la vida mental inconsciente (Kihlstrom, 1987, 2007).

Las diferencias individuales en la hipnotizabilidad imponen restricciones importantes en la investigación de la hipnosis: se puede estudiar la hipnosis sólo en aquellos que pueden experimentarla. Por esta razón, los investigadores no pueden simplemente exponer sujetos seleccionados al azar a una inducción hipnótica. El diseño canónico para la investigación de la hipnosis implica administrar una inducción hipnótica estándar, o un procedimiento de control, a los sujetos clasificados (en base a las escalas estandarizadas) como hipnotizables, como Sheehan y Perry, 1976. Este diseño permite evaluar tanto los correlatos de la hipnotizabilidad (en ausencia de inducción hipnótica) como los efectos del procedimiento de inducción (independiente de la hipnotizabilidad). De interés particular, por supuesto, es la interacción de estos factores, es decir, cómo los sujetos altamente hipnotizables se comportan después de una inducción hipnótica, en comparación con alguna condición de control.

Históricamente, el enfoque más popular para entender los sustratos neuronales de la hipnosis ha sido examinar los correlatos electroencefalográficos de la hipnotizabilidad y los cambios en el espectro EEG que se producen cuando se induce la hipnosis (Lee et al., 2007, Hinterberger et al., 2011, Vaitl et al., 2005). Muchos de estos estudios fueron "expediciones de pesca", realizados con la esperanza de que darían resultados interesantes, en lugar de pruebas de hipótesis específicas sobre la naturaleza o locus de los cambios electrocorticales asociados con la hipnosis. A finales de los años sesenta se sugirió que la hipnotizabilidad y la hipnosis estaban asociadas con una mayor densidad de actividad alfa en el EEG, hipótesis que sacó fuerza de los informes iniciales de aumento de la densidad alfa en el Zen y la meditación del yoga, al igual que las experiencias una vez se cree que se producen por el biofeedback EEG alfa. Consideraciones similares, así como las especulaciones sobre la relevancia de la actividad de 40 Hz a la excitación enfocada, la unión perceptiva y la propia conciencia, provocaron la investigación de la banda gamma del EEG (DePascalis, 1999, 2007). Finalmente, de una manera que recuerda la analogía del siglo XIX entre la hipnosis y el sueño, la asociación entre la actividad theta y la imaginación hipnagógica llevó a algunos investigadores a centrarse en esta porción del espectro EEG (Sabourin et al., 1990; Williams y Gruzelier, 2001 ).

El más completo de estos estudios fue informado por Ray y sus colegas, que aprovecharon la avanzada tecnología de EEG para examinar la actividad alfa, beta y theta registrada por separado de frontal, temporal, parietal y occipital sitios de hemisferios izquierdo y derecho en hipnotizable y los insusceptibles estudiantes universitarios de sexo masculino y femenino antes y después de una inducción hipnótica (Graffin et al., 1995; Ray, 1997).

A finales de los años sesenta y setenta, el reciente descubrimiento de la especialización hemisférica condujo a la propuesta de que la hipnosis está mediada por el hemisferio derecho (Bakan, 1969, Graham, 1977, Gur y Gur, 1974). Es cierto que esta hipótesis de la hipotalidad de la lateralidad se basaba en una noción algo romántica de que los hemisferios cerebrales (¡para no mencionar las personas que los poseían!) podían dividirse en el derecho creativo, intuitivo, holístico y lógico, secuencial, una visión simplista que luego fue minimizada incluso por uno de sus más ardientes defensores anteriores (Ornstein, 1997). Sin embargo, proporcionó un poderoso estímulo para el estudio de los sustratos neuronales de la hipnosis.

Los estudios psicofisiológicos han producido resultados contradictorios. Dos estudios iniciales que emplearon el bloqueo alfa EEG como índice de la actividad hemisférica no encontraron evidencia de que los sujetos hipnotizables favorecieran el hemisferio derecho o que la inducción de la hipnosis indujo un cambio de preferencia de izquierda a derecha (Morgan et al., 1971, 1974) . Sin embargo, algunos investigadores posteriores informaron que los patrones de EEG de los sujetos mostraron un cambio de la activación del hemisferio izquierdo al hipnotizado (Edmonston y Moskovitz, 1990; MacLeod-Morgan y Lack, 1982), mientras que Gruzelier y sus colegas encontraron asimetrías laterales en electrodos (EDR) que sugiere una inhibición de la actividad del hemisferio izquierdo (Gruzelier et al., 1984).

En retrospectiva, la hipótesis de la hipnosis e hipnotizabilidaddel del hemisferio derecho estaba destinada a fallar. La hipnosis tiene ciertas cualidades estereotípicamente atribuidas al hemisferio derecho, como un modo de cognición no analítico que permite a los sujetos lograr la coexistencia pacífica entre la ilusión y la realidad requerida para que un sujeto responda a las preguntas que emanan de un altavoz que no existe (Orne, 1959). Por otra parte, hay abundante evidencia para la participación del hemisferio izquierdo en la hipnosis (Jasiukaitis et al., 1996, Maquet et al., 1999), así como debería haberlo.

Los investigadores que desean utilizar métodos avanzados de imágenes cerebrales para identificar los correlatos neurales de la hipnosis y la sugestión enfrentan un dilema. Sobre la base de la resolución temporal y espacial, la RMf es preferible al PET para las investigaciones de la hipnosis de imágenes cerebrales. Pero el ambiente de la RMf es excepcionalmente ruidoso, y no es - al menos a primera vista - particularmente propicio para la hipnosis. Afortunadamente, un estudio reciente indica que las preocupaciones sobre los niveles de ruido y las restricciones físicas asociadas con la RMf probablemente han sido exageradas (Oakley et al., 2007). Incluso se ha sugerido que la hipnosis puede hacer que el proceso de RM sea más tolerable para los pacientes médicos (Simon, 1999).
  • Bakan P. Hypnotizability, laterality of eye movements and functional brain asymmetry. Perceptual and Motor Skills. 1969;28(3):927–932. [PubMed]
  • Crabtree A. From Mesmer to Freud: Magnetic sleep and the roots of psychological healing. New Haven: Yale University Press; 1993.
  • DePascalis V. Attention and consciousness in hypnosis: Psychophysiological aspects. Journal of Psychophysiology. 1999;13(3):201–202.
  • DePascalis V. Phase-ordered gamma oscillations and the modulation of hypnotic experience. In: Jamieson GA, editor. Hypnosis and conscious states: The cognitive neuroscience perspective. Oxford: Oxford University Press; 2007. pp. 67–89.
  • Edmonston WE, Moskovitz HC. Hypnosis and lateralized brain function. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 1990;38(1):70–84.[PubMed]
  • Frith C, Perry R, Lumer E. The neural correlates of conscious experience: An experimental framework. Trends in Cognitive Sciences. 1999;3(3):105–114.[PubMed]
  • Graffin NF, Ray WJ, Lundy R. EEG concomitants of hypnosis and hypnotic susceptibility. Journal of Abnormal Psychology. 1995;104(1):123–131. [PubMed]
  • Graham KR. Edmonston WE, editor. Perceptual processes and hypnosis: Support for a cognitive-state theory based on laterality. Conceptual and investigative approaches to hypnosis and hypnotic phenomena. Annals of the New York Academy of Sciences. 1977;296:274–283. [PubMed]
  • Gruzelier J, Brow T, Perry A, Rhonder J, Thomas M. Hypnotic susceptibility: A lateral predisposition and altered cerebral asymmetry under hypnosis. International Journal of Psychophysiology. 1984;2(2):131–139. [PubMed]
  • Gur RC, Gur RE. Handedness, sex, and eyedness as moderating variables in the relation between hypnotic susceptibility and functional brain asymmetry. Journal of Abnormal Psychology. 1974;83(6):927–932. [PubMed]
  • Hilgard ER. Psychology in America: A historical survey. New York: Harcourt Brace Jovanovich; 1987.
  • Hinterberger T, Schoner J, Halsband U. Analysis of electrophysiological state patterns and changes during hypnosis induction. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 2011;59(2):165–179. [PubMed]
  • Kihlstrom JF. The cognitive unconscious. Science. 1987;237(4821):1445–1452.[PubMed]
  • Kihlstrom JF. Consciousness in hypnosis. In: Zelazo PD, Moscovitch M, Thompson E, editors. Cambridge Handbook of Consciousness. Cambridge: Cambridge University Press; 2007. pp. 445–479.
  • Kihlstrom JF. The domain of hypnosis, revisited. In: Nash MR, Barnier AJ, editors. Oxford handbook of hypnosis. Oxford: Oxford University Press; 2008. pp. 21–52.
  • Lee J-S, Spiegel D, Kim S-B, Lee J-H, Kim S-I, Yang B-H, Choi J-H, Kho Y-C, Nam J-H. Fractal analysis of EEG in hypnosis and its relationship with hypnotizability. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 2007;55(1):14–31. [PubMed]
  • MacLeod-Morgan C, Lack L. Hemispheric specificity: A physiological concomitant of hypnotizability. Psychophysiology. 1982;19(6):687–690.[PubMed]
  • Maquet P, Faymonville ME, DeGueldre C, DelFiore G, Franck G, Luxen A, Lamy M. Functional neuroanatomy of hypnotic state. Biological Psychiatry. 1999;45(3):327–333. [PubMed]
  • Morgan AH, Macdonald H, Hilgard ER. EEG alpha: Lateral asymmetry related to task and hypnotizability. Psychophysiology. 1974;11(3):275–282. [PubMed]
  • Morgan AH, Macdonald PJ, Macdonald H. Differences in bilateral alpha activity as a function of experimental tasks, with a note on lateral eye movements and hypnotizability. Neuropsychologia. 1971;9(4):459–469. [PubMed]
  • Oakley DA, Deeley Q, Halligan PW. Hypnotic depth and response to suggestion under standardized conditions and during fMRI scanning. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 2007;55(1):32–58. [PubMed]
  • Orne MT. The nature of hypnosis: Artifact and essence. Journal of Abnormal and Social Psychology. 1959;58(3):277–299. [PubMed]
  • Ornstein RE. The right mind: Making sense of the hemispheres. New York: Harcourt Brace; 1997.
  • Ray WJ. EEG concomitants of hypnotic susceptibility. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 1997;45(3):301–313. [PubMed]
  • Sabourin ME, Cutcomb SD, Crawford HJ, Pribram K. EEG correlates of hypnotic susceptibility and hypnotic trance: Spectral analysis and coherence. International Journal of Psychophysiology. 1990;10(2):125–142. [PubMed]
  • Sheehan PW, Perry C. Methodologies of hypnosis: A critical appraisal of contemporary paradigms of hypnosis. Hillsdale NJ: Erlbaum; 1976.
  • Simon EP. Improving tolerance of MR imaging with medical hypnosis. American Journal of Roentgenology. 1999;172(6):1694–1695. [PubMed]
  • Vaitl D, Birbaumer N, Gruzelier J, Jamieson GA, Kotchoubey B, Kubler A, Lehmann D, Miltner WHR, Ott U, Putz P, Sammer G, Strauch I, Strehl U, Wackermann J, Weiss T. Psychobiology of altered states of consciousness. Psychological Bulletin. 2005;131(1):98–127. [PubMed]
  • Williams JD, Gruzelier JH. Differentiation of hypnosis and relaxation by analysis of narrow band theta and alpha frequencies. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. 2001;49(3):185–206. [PubMed]

No hay comentarios.: