19 junio 2016

¿A dónde irán a parar tantos nuevos neurocientíficos?

¿Será el campo de la neurociencia capaz de absorber esta riqueza de nuevos talentos? ¿Se les prepara a los estudiantes con las habilidades cuantitativas necesarias para comprender el funcionamiento de un órgano con unos 86 mil millones de neuronas y cientos de billones de conexiones entre todas sus células? Los líderes en el campo ponen de relieve la necesidad de nuevos planes de carrera para dar cabida a una inundación de doctores en neurociencia.

Por Gary Stix, 19 de junio de 2016
Traducido por Rubén Carvajal

Crédito: Photodisc / Getty Images (MARS)

A diferencia de la bioquímica y la psicología, la ciencia del cerebro no existía como un campo académico independiente hasta mediados del siglo 20. En las últimas décadas, la neurociencia ha emergido como una estrella entre las disciplinas biológicas. En 2014, en un taller organizado por la Academia Nacional de Medicina se reunieron para reflexionar sobre la cuestión de si todos son buenos augurios para los futuros neurocientíficos que ahora están recibiendo su doctorado y trabajando en su post-doctorado.
Crédito: Gráfico de Amanda Montañez; Fuentes: NIH (gráfico superior); NSF (gráfico inferior)
Steven Hyman, del Instituto Broad de Harvard y el MIT, que ayudó con la planificación del taller y fue recientemente presidente de la Sociedad de Neurociencia (SFN), celebró la inundación de estudiantes de doctorado que eligen la neurociencia, pero advirtió: "En la medida en que los jóvenes con talento no se animen a la carrera académica debido a los niveles tan bajos de financiación que producen niveles más debilitantes de la competencia o simplemente les cierren las oportunidades, los EE.UU. y el mundo estamos perdiendo un recurso increíblemente valioso".
Me puse en contacto con un miembro del panel de la Academia Nacional de Medicina, Huda Akil, del Medical School de la Universidad de Michigan, el autor principal de un artículo en la revista Neuron que resume las conclusiones del taller. Akil, también ex presidente de la SFN, es un destacado investigador en la neurobiología de las emociones.

[A continuación una transcripción editada de la entrevista]
Hay un aumento significativo en el número de doctorados en neurociencia, pero el número de personas que trabajan como científicos en el mundo académico de una década después de su estancia posdoctoral es decreciente. ¿Es eso un problema para el campo?
Sería un problema significativo si estuviésemos perdiendo científicos con un potencial de hacer grandes descubrimientos, no por su falta de talento o de interés, sino porque les desanime el ambiente o las probabilidades de conseguir financiación para su ciencia, entonces eso sí sería un problema significativo. Si logramos atraer una gran cantidad de personas que quieran aplicar sus conocimientos, no en hacer descubrimientos, sino para enriquecer otras áreas como la enseñanza, o lidiar con cuestiones sociales o incluso para desarrollar juegos, entonces, excelente. Pero lo que no quisiera que sucediese es que perdamos a las personas que tienen el talento, la mente, la curiosidad y el deseo de ser realmente grandes científicos, y se dan por vencidos por las razones equivocadas.

¿Cree que eso está sucediendo?
No hay manera de saber cuáles son las motivaciones de las personas para moverse en otra dirección. A veces es por buenas razones, porque descubren que no tienen el temperamento. La investigación requiere tolerancia a los fallos y poder asumir riesgos. Se requiere la confianza suficiente para recibir gran cantidad de críticas y ser rechazado, y aún así seguir con una trayectoria y una idea y seguir tras ella. Así que no todo el mundo tiene el temperamento, la personalidad para hacer esto, y si salen por eso, está bien. Otras personas pueden dejarlo por varias razones, familiares y así sucesivamente. Pero lo que espero que no suceda es que la gente se vaya porque les provoque demasiada ansiedad, o porque crean que no haya suficientes puestos de trabajo, sin siquiera tratar de probar eso.

¿Qué quiere decir con "que provoca ansiedad"?
Creo que a veces los estudiantes llegan con muchas expectativas, y hablan con un profesor que es un científico muy conocido y les gustaría saber si pueden conseguir una plaza de investigación en su laboratorio y el científico les dice que no está recibiendo estudiantes en ese momento porque su subvención está esperando una renovación y por ahora tiene que apoyar a su personal actual y no está seguro acerca de nuevas aperturas para el próximo año. Luego van al siguiente investigador y se enteran de que esa persona acaba de perder una subvención. Así que piensan que un científico si bien podría estar haciendo cosas muy interesantes, sin embargo, no les ofrece seguridad sobre el apoyo a sus estudiantes, y comienzan a ponerse ansiosos por saber si van a ser capaces de tener éxito y soportar este tipo de incertidumbre.

Una de las cosas que parece sugerir su artículo es que la forma en que los trabajos se estructuran en el entorno universitario tiene que cambiar para abrir nuevas posibilidades para que la gente se quede en el mundo académico. El paper habla de lo que se llama una nueva posición científico-personal.
El cerebro es realmente complicado y hemos hecho progresos, pero todavía tenemos un muy largo camino por delante. No va a poder ser explicado sólo por la genética, ni sólo por la anatomía, ni sólo por la bioquímica. Se va a requerir de todas las herramientas del pensamiento humano y la tecnología para que nosotros podamos arrojar luz sobre ella en un verdadero y real camino -y por lo tanto el científico solitario que trabaja en una esquina va a convertirse en una cosa del pasado. Realmente tenemos que trabajar en equipo, lo que significa que hay un papel para diferentes personas haciendo diferentes tipos de tareas en estos equipos. No todo el mundo tiene que ser el jefe. En mi propia área de investigación, yo no puedo hacer todos los diferentes estudios que conducen los miembros de nuestro equipo. Algunas personas son impresionantes en computación, en informática; otros en ciencia experimental, o en desarrollo de técnicas, etc. El argumento de este artículo es que hay espacio para un montón de diferentes tipos de personas, un montón de diferentes tipos de mentes que juegan muchos papeles diferentes en el contexto de equipos científicos más grandes. Y esto debe crear oportunidades para nuevas posiciones estables para los neurocientíficos jóvenes.

¿Me puede dar algunos ejemplos?

Por ejemplo, la coordinación y la supervisión de los núcleos de investigación en neurociencias. Como la biociencia es cada vez más y más compleja, se necesitan centros de referencia no sólo para el genotipado, sino el manejo de los datos, el análisis de los datos. Las personas que han dominado estas habilidades saben algo extremadamente valioso de uso vital para la neurociencia.

En el artículo hace énfasis en la necesidad de fortalecer el plan de estudios de la neurociencia en algunas áreas, tales como análisis de datos y estadística. 
Realmente no se puede ser un físico sin saber matemáticas. De igual forma, no debería llamarse neurocientífico alguien que carezca de estas habilidades. No solía ser necesario, pero cada vez es más necesario.

¿Cree usted que hay una falta de formación en este punto?
Creo que el campo ha evolucionado, la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías ha crecido. Nuestros estudiantes no están recibiendo suficiente entrenamiento en ellos. Además, creo que alguien quien tenga estas habilidades le irá siempre muy bien. Incluso si abandonase la neurociencia o la universidad, podrá ser capaz de desplegarlas en una variedad de maneras diferentes.

En general, parece que lo que estamos tratando de abordar aquí es que la oferta es mayor que la demanda.
No, me gustaría corregir eso. Yo diría que si sacamos el dinero como objetivo, la oferta no es mayor que la demanda. La demanda real de la comprensión del cerebro es enorme. Hay una gran cantidad de trabajo por realizar y las oportunidades también son enormes. La demanda que no está acorde con la oferta es el número de cargos académicos, y no hay una cantidad infinita de dinero.
Nunca nos imaginamos este grado de interés por la neurociencia y siempre imaginamos que estábamos entrenando más gente como nosotros. Realmente creamos estos programas como campos de entrenamiento para futuros neurocientíficos académicos, y recuerdo cuando empecé a ser tutor de mi decepción cuando esas personas entraban en las grandes empresas farmacéuticas. Era casi como si hubiera fallado en mi formación. Ya no me siento de esa manera en absoluto.

¿Que ha cambiado?
Con el tiempo todos hemos tenido que revisar nuestras actitudes y nos hemos dado cuenta de que hay más caminos para contribuir a la neurociencia, y empezamos a incorporar a la industria y luego la biotecnología. Ahora lo veo como la próxima fase en la que el alcance es más amplio que eso. No es sólo el mundo académico. Ni es sólo el mundo académico y la industria. Son también las organizaciones sin fines de lucro, la política social, la divulgación científica, la interface hombre-máquina. Son grandes volúmenes de datos, o la educación, o cualquier área donde el conocimiento del cerebro es relevante. Todo esto va a empujar los límites de nuestro conocimiento como profesores, ya que no sabemos mucho acerca de cómo funcionan las cosas fuera de la academia.

Entonces, ¿qué significa esto para los estudiantes?
Queremos asegurarnos de que si alguien ha hecho el compromiso de estudiar neurociencia, sepa que su inversión en tiempo, energía y dinero vale la pena y que este conocimiento y la inteligencia y la curiosidad se despliegan de una manera que es buena para quien lo hace, para su familia y para la sociedad. Si eso es a través de la neurociencia académica per se, fantástico. Si no es así y usted se va y la usa en Google y hace un tipo de neurociencia muy diferente, fantástico también.

¿Cree que estos nuevos enfoques para la producción de una nueva generación de neurocientíficos también podrían ayudar en la traducción de la investigación básica en nuevos tratamientos para las enfermedades del cerebro?
Los trastornos cerebrales son intrínsecamente muy complicados. Si necesitamos la medicina de precisión para diferenciar entre dos tipos diferentes de cáncer de pulmón, se podrá imaginar para diferenciar entre dos tipos diferentes de esquizofrenia o de autismo. Que en realidad son muy diferentes, pero que acaban siendo etiquetados bajo un mismo nombre. Las herramientas computacionales van a ser realmente muy importante para la traducción, porque vamos a necesitar una gran cantidad de datos para entender las variables que son fundamentales y cuáles representan el ruido. No vamos a ser capaces de hacer esto sin tener que trabajar juntos en equipos multidisciplinares. El entrenamiento de los neurólogos con diferentes habilidades, dándoles muchas oportunidades diferentes y ofreciéndoles una variedad de funciones sustantivas es absolutamente fundamental, tanto para la comprensión básica del cerebro y, especialmente, para la traducción de ese conocimiento para una mejor comprensión y el tratamiento de los trastornos cerebrales.

Traducido por Rubén Carvajal de Scientific American

No hay comentarios.: