30 abril 2016

Las raíces neurológicas de la agresión

por Emily Singer 7 de noviembre de 2007
(Traducido de MIT Technology Review, por Rubén Carvajal)

Probablemente todo el mundo ha sido testigo de al menos uno de los siguientes casos: el chico en el bar que cae en una pelea a la menor provocación, o el conductor que explota con rabia cuando un vehículo le persigue. Una nueva investigación está comenzando a localizar con mayor precisión las anormalidades en el cerebro que subyacen a este tipo de violencia y agresión. Los resultados podrían ser utilizados para ayudar a los médicos a diagnosticar problemas de conducta en niños y adolescentes, y para ayudar en los tratamientos médicos que buscan prevenir el ciclo de violencia antes de que se inicie. Sin embargo, los resultados también plantean problemas éticos espinosos: la capacidad para leer el riesgo de violencia en el cerebro podría ser utilizado para estigmatizar o incluso condenar a los jóvenes antes de que hayan cometido un crimen. Por otra parte, los resultados podrían ser utilizados en casos legales como alegato para que los delincuentes no sean considerados responsables de su comportamiento.
Pensamientos de miedo: La amígdala, un área del cerebro involucrada en el miedo, que aquí se muestra en rojo. La investigación comentada en este artículo sugiere que los varones adolescentes que reaccionan de forma exagerada a las amenazas percibidas muestran una mayor actividad en esta parte del cerebro que los sujetos control.
"Llegará un momento, cuando se pueda evaluar a los niños y decir, con un cierto grado de previsibilidad, que se convertirán en delincuentes violentos", según Adrian Raine, un neurocientífico de la Universidad de Pennsylvania, que estudia las bases neurológicas de la violencia. "¿Hacemos algo para intervenir? Creo que tenemos que empezar a pensar sobre estos temas ahora ".
En un estudio presentado en la conferencia de 2007 de la Sociedad de Neurociencia conferencia en San Diego, los investigadores utilizaron imágenes cerebrales por resonancia magnética funcional para estudiar la actividad cerebral en un pequeño grupo de adolescentes varones considerados como "reactivos agresivos" -es decir que reaccionan de forma exagerada constantemente a las amenazas percibidas. "Estos niños tienden a reaccionar de forma exagerada, como golpear a alguien o patear una puerta, pero después lo lamentan," dice Guido Frank, un científico y médico en la Universidad de California, San Diego, que dirigió el estudio. "En un momento dado, no pueden controlarse a sí mismos."
Cuando se les muestran imágenes de rostros amenazantes, los niños agresivos tenían, en comparación con los controles, una mayor actividad en la amígdala, una parte del cerebro que ha sido vinculada al miedo, y menor actividad en la corteza prefrontal, la parte del cerebro involucrada en el razonamiento y la toma de decisiones. Los hallazgos parecen dar una explicación neurobiológica de su comportamiento: los adolescentes afectados sienten más miedo al mirar las caras de enojo, como se refleja en la amígdala hiperactiva, pero pueden tener menos capacidad para controlar sus acciones, debido a la lenta actividad de la corteza prefrontal. "En el momento, no se puede pensar en las consecuencias", dice Frank.
Los hallazgos se basan tanto en investigaciones previas y recientes que implican a la corteza prefrontal en la agresión y la violencia. En un pequeño estudio con asesinos y personas con comportamiento antisocial, Raine y sus colegas encontraron que sus cortezas prefrontales eran más pequeñas que la de los controles. Un meta-análisis de 47 estudios de imágenes del cerebro de diferentes de los adultos, ha confirmado esta teoría: las personas con comportamiento antisocial, particularmente aquellos con un historial de comportamiento violento, tenían dos deficiencias estructurales y funcionales en esa parte del cerebro: la corteza prefrontal era tanto más pequeña como menos activa en este grupo.
La investigación plantea esperanzas y preocupación entre los científicos. Los datos de imagen cerebral sólo pueden predecir el riesgo, por lo que es difícil determinar cómo usarlo. "A medida que comenzamos a entender la neurobiología de la violencia y la agresión, tenemos que entender que ninguno de estos factores son deterministas" dice Craig Ferris, un neurocientífico que estudia la agresión de la Universidad Northeastern. "No somos esclavos de nuestra biología."
Ferris se preocupa de que la búsqueda de signos neurológicos de la violencia en los niños con problemas de comportamiento podría estigmatizarlos. "Cualquier proyección en los niños es un desastre", dice. En cambio, él apoya los esfuerzos para ayudar a los niños que ya tienen los primeros signos de problemas de conducta. "Debemos utilizar estas herramientas para ayudar a diagnosticar y tratar los trastornos."
Todavía no está claro cómo estas anormalidades cerebrales se producen. Investigaciones anteriores han demostrado que la genética cuenta predominantemente para el tamaño de la corteza prefrontal. Pero el abuso en la infancia y la niñez también puede contribuir. El Síndrome del bebé sacudido, por ejemplo, parece afectar principalmente la corteza prefrontal orbital, una de las áreas del cerebro implicadas en el estudio de Raine.
Sin embargo, investigaciones anteriores en animales y humanos sugieren que las influencias ambientales pueden tener un fuerte impacto en el resultado final. Una fuerte presencia maternal y otros apoyos pueden reducir el riesgo de violencia en individuos susceptibles, mientras que el estrés y el abuso pueden aumentarlo. Frank espera que sus resultados, en última instancia, ayudarán en el tratamiento de adolescentes agresivos. Sugiere que las imágenes del cerebro podría ser usadas en conjunción con la terapia para controlar el progreso de un individuo. "Soy un firme creyente de que podemos cambiar la biología y el comportamiento", dice Frank, que es también un psicoterapeuta.

No hay comentarios.: