10 septiembre 2012

Cerebros Brillantes: ¿Cómo se Hace un Genio?

Susan Polger

Susan Polgar

Es la primera mujer en el mundo "gran maestro" de ajedrez. No nació con un cerebro brillante sino que fue creado a través de una extraordinaria experiencia educativa a la que fue sometida durante su infancia. En esos años memorizó más de 100.000 jugadas. Ahora es capaz de competir en cinco partidas simultáneas y por teléfono, sin necesidad de ver el tablero.


Susan Polgar es la primera mujer en la historia que llega a ser gran maestra de ajedrez. Pero ella no nació con un cerebro brillante sino que éste fue creado por un experimento único que dominó su infancia. Esta es la historia de cómo el entrenamiento produjo un cerebro genial, perfectamente adaptado a la obsesión de toda una vida. Susan nació en Budapest en 1969.
Su padre, Laszlo, era psicólogo. Laszlo tenía la teoría de que el entrenamiento era más importante que el talento innato. Para ponerla a prueba, decidió hacer un experimento con su propia hija, a quien comenzó a entrenar cuando tenía cuatro años. Su elección original era matemática pero Susan descubrió el ajedrez por azar y esto cambió su futuro. El desafío era grande, ya que a comienzos de la década de 1970, ninguna mujer había llegado a ser gran maestra y se pensaba que el cerebro de la mujer no era apropiado para el ajedrez. En este documental de NatGeo se explora también las diferencias entre el cerebro masculino y el femenino. Se cree que los varones usan más el hemisferio derecho del cerebro, mientras que las mujeres tienden a ser pensadoras bilaterales, usando más el izquierdo. Los varones usan "mapas mentales" para encontrar su camino en un laberinto, mientras que las mujeres prefieren una estrategia de navegación verbal. Pero ¿cómo hizo Susan para destacarse en un juego que requiere capacidad espacial y que por ende sería más fácil para los varones? Aparentemente, el intenso entrenamiento al que Susan fue sometida desde niña dejó estampado en su cerebro la estructura del ajedrez. En un caso paralelo, vemos como Mary Ann Sieghart, asistente de redacción del periódico The Times, es incapaz de reconocer algunas de las estructuras más familiares del rostro humano. Mary tiene dañada el área fusiforme facial, el procesador de rostros de un cerebro normal. ¿Tendrá Susan un procesador cerebral similar para las estructuras del ajedrez? Cuando se le hace una tomografía cerebral, se descubre que su cerebro está utilizando el área fusiforme facial para jugar al ajedrez...

Tomado de la página de NatGeo.

Relacionado: How Does Our Brain Know What Is a Face and What's Not?


No hay comentarios.: