23 junio 2012

Largos comerciales de televisión evocan emociones más fuertes.

ScienceDaily (03 de abril 2012) - ¿Qué efecto tiene un anuncio de televisión en un espectador? ¿Cómo lograr un cambio en sus conocimientos, emociones o intenciones? Estas preguntas han coexistido con la publicidad desde que comenzó. A través de un estudio psico-fisiológico desarrollado conjuntamente por El Bureau de la Comunicación, el Centro de Investigación Aplicada de Tecnalia y la UPV / EHU, ha sido posible medir la respuesta emocional de una persona a una serie de anuncios de televisión.
El objetivo de este estudio, llevado a cabo por primera vez en su totalidad en la Comunidad Autónoma del País Vasco, buscó arrojar alguna luz sobre dos hipótesis principales: Por un lado, los anuncios con un contenido negativo basado en la violencia logran un mayor impacto emocional que aquellos con un contenido basado en las actitudes positivas, y por otra parte, los comerciales largos, provocan una evocación de una intensidad emocional más fuerte que los cortos.
El dispositivo hecho en el País Vasco



En primer lugar, se confirmó que los anuncios largos son más eficaces en auto-explicarse y se adaptan mejor a las emociones del espectador que sus homólogos cortos que evocan más confusión emocional. Los anuncios más largos también parecen provocar fuertes respuestas emocionales en la persona, lo que es también cierto para los anuncios sociales negativos. En segundo lugar, los anuncios sobre el comportamiento social o moral (en las categorías positivas y negativas) alcanzar los valores absolutos de intensidad emocional, considerablemente mayores que las de los anuncios comerciales (cortos y largos).
Estos hallazgos podrían ayudar a los organismos, organizaciones de medios y anunciantes para optimizar la rentabilidad de sus campañas.


40 películas, 30 voluntarios y un medidor de pulso
Hasta ahora, los avances logrados por la neurociencia se han basado en las tecnologías que emplean equipos engorroso que "atan" el tema de estudio al laboratorio y evitan que su conducta sea observada en un entorno natural. Los investigadores de Tecnalia han ideado un sistema que utiliza las lecturas de un dispositivo estándar (un monitor de frecuencia cardíaca comercial) para medir la valencia de las emociones que un individuo experimenta en un momento determinado y transmite esa información a través de una conexión Bluetooth con un teléfono inteligente.
El objetivo original del sistema es de funcionar como un mecanismo para comunicar automáticamente emociones y por lo tanto se puede utilizar para medir la respuesta emocional a cualquier tipo de estímulo. En esta ocasión se mostraron interesados ​​en la detección de las reacciones a una serie de anuncios de televisión con un solo objetivo en mente: para ayudar en el debate sobre si es conveniente dar publicidad a los problemas sociales de un carácter positivo o negativo.
Esta es la primera vez que esta tecnología se ha utilizado para los estudios en la publicidad y la metodología analítica ha sido diseñada especialmente para el experimento. Tanto el experimento, el software y los sistemas se han desarrollado en su totalidad en la Comunidad Autónoma del País Vasco.
Las pruebas se llevaron a cabo en dos sesiones con 30 voluntarios cada una, divididos en tres grupos de 5 personas, 3 personas de un sexo y 2 de la otra. Un monitor de frecuencia cardíaca se ajustó a cada uno de los participantes para medir su valencia emocional durante la proyección de 40 películas (10 anuncios de televisión de carácter social con un sabor positivo y 10 con un contenido negativo, 10 anuncios comerciales transmitidos por la televisión nacional durante el segunda quincena de noviembre en sus versiones completas, y las 10 versiones más cortas de estos mismos anuncios). Tras la emisión de cada secuencia de vídeo, una pantalla en negro se muestra durante un minuto, mientras que cada participante completó un cuestionario sobre las emociones que él o ella había experimentado.
Historia de Fuente
    La historia anterior se reproduce a partir de materialessuministrados por Elhuyar Fundazioa , a través de EurekAlert!, un servicio de AAAS.

No hay comentarios.: