20 junio 2012

Cuando estamos hambrientos, comemos con los ojos

ScienceDaily (02 de marzo 2012) -
Nuestros sentidos no sólo ofrecen una visión precisa de lo que está pasando en el mundo, también se ven afectados por lo que está pasando en nuestras cabezas. Un estudio reciente halla que las personas que padecen hambre ven palabras relacionadas con los alimentos con mayor claridad que las personas que acaba de comer. El estudio, publicado en Psychological Science , una revista de la Association for Psychological Science, considera que este cambio en la visión ocurre en las primeras etapas, la percepción, antes de que las partes superiores del cerebro tengan la oportunidad de cambiar los mensajes que vienen de los ojos.
La gente hambrienta ve más brillantes
los colores de los alimentos.
Los psicólogos han sabido por décadas que lo que está pasando dentro de nuestra cabeza afecta a nuestros sentidos. Por ejemplo, los niños más pobres creen que las monedas son más grandes, y las personas hambrientas piensan que las fotos de los alimentos son más brillantes, de lo que en realidad son. Rémi Radel de la Universidad de Niza Sophia-Antipolis, Francia, quería investigar cómo sucede esto - ya sea de inmediato, desde que el cerebro recibe señales de los ojos, o más tarde, como los procesos de más alto nivel como el pensamiento -.
Radel reclutó a 42 estudiantes con un índice de masa corporal normal. En el día de su prueba, cada estudiante se le dijo que llegase al laboratorio al mediodía, después de tres o cuatro horas sin comer. Luego se les dijo que hubo un retraso. A algunos se les pidió que volvieran en 10 minutos, mientras que a otros se les dio una hora para almorzar. Así, la mitad de los estudiantes tenían hambre cuando hicieron el experimento y la otra mitad acababa de comer.


Para el experimento, los participantes vieron una pantalla de ordenador. Una por una, pasaron 80 palabras sobre la pantalla, a aproximadamente 1/300  de un segundo cada una, en un tamaño que era justo en el umbral de lo que esa persona consciente puede percibir. Una cuarta parte de las palabras fueron relacionadas con los alimentos. Después de cada palabra, a la persona se le preguntó qué tan brillante era la palabra y se les pidió que eligieran cuál de las dos palabras que había visto - una palabra relacionada con los alimentos como el pastel (torta) o una palabra neutral como bateau (barco). Cada palabra parecía demasiado breve como para que el participante realmente la leyera.Las personas hambrientas vieron las palabras relacionadas con la alimentación como las más brillantes y fueron mejores en la identificación de las palabras relacionadas con los alimentos. Debido a que las palabras se les aparecían con demasiada rapidez como para ser observadas con cierta fiabilidad, esto significa que la diferencia estaba en la percepción, Radel dice que no es por algún tipo de proceso que ocurre en el cerebro después de que ya has descubierto lo que estás buscando.
"Esto es algo muy importante para mí, saber que los seres humanos pueden percibir realmente lo que necesitan o pretenden, y saber que nuestro cerebro puede realmente estar a la disposición de nuestras motivaciones y necesidades", dice Radel. "Hay algo dentro de nosotros que selecciona la información en el mundo para hacernos la vida más fácil".

Journal Reference:
  1. Rémi Radel et al. Evidence of Motivational Influences in Early Visual Perception: Hunger Modulates Conscious Access. Psychological Science, 2012

No hay comentarios.: