11 septiembre 2007

Neurobiología de la política

Explorando la neurobiología de la política, científicos en la universidad de Nueva York y UCLA parecieran haber encontrado que los liberales toleran la ambigüedad y el conflicto mejor que los conservadores debido a la forma como funcionan sus cerebros.

En un experimento divulgado el en la revista Nature Neuroscience (9 September 2007; | doi:10.1038/nn1979) , Amodio y colaboradores, de la universidad de Nueva York y UCLA sugieren que la orientación política pareciera estar relacionada con las diferencias en cómo el cerebro procesa la información.

Los conservadores tenderían a ser más estructurados y persistentes en sus juicios mientras que los liberales serían más abiertos a las nuevas experiencias. El estudio encontró que esos rasgos no se confinan a las situaciones políticas sino también a las decisiones diarias.

Los resultados parecen demostrar que “hay dos estilos cognoscitivos -- un estilo liberal y un estilo conservador,” dijo el Dr. Marco Iacoboni, neurólogo de UCLA.

Los participantes eran los estudiantes universitarios que se definían a sí mismos como “muy liberales” o “muy conservadores.” Los mandaron a golpear ligeramente un teclado cuando apareciera una M en el monitor de la computadora y refrenarse de golpear ligeramente cuando vieran una W.

Conectaron a cada participante a un electroencefalograma que registró la actividad en la corteza anterior del cingulado, la parte del cerebro que detecta los conflictos entre una tendencia habitual (presionar una tecla) y una respuesta más apropiada (no presionar la tecla). Los liberales tenían más actividad en esa zona cerebral e incurrieron en menos equivocaciones que los conservadores cuando vieron una W. Los liberales y los conservadores eran igualmente exactos en el reconocimiento de la M.

Los investigadores consiguieron los mismos resultados cuando repitieron el experimento al revés, pidiendo que otro grupo de participantes golpee ligeramente cuando apareciera la W.

Frank J. Sulloway, investigador en el instituto de UC Berkeley de la personalidad, dijo que los resultados “proporcionaron una demostración elegante que las diferencias individuales en una dimensión conservador-liberal están relacionadas fuertemente con la actividad del cerebro.”

Analizando los datos, los liberales tenían 4.9 veces más probabilidad que los conservadores de demostrar actividad en los circuitos del cerebro que se ocupan de conflictos.

Sulloway dijo que los resultados podrían explicar por qué el presidente Bush demostró una posición única con respecto a la guerra de Iraq y por qué alguna gente percibió al senador John F. Kerry, el demócrata liberal de Massachusetts que opuso Bush en la campaña presidencial del 2004, como ambivalente por cambiar su posición sobre el conflicto.

De acuerdo el estudio, los liberales podían aceptar más fácilmente nuevas ideas sociales, científicas o religiosas. “Hay suficientes datos en la historia de la ciencia que demuestran que los liberales sociales y políticos tienden de hecho a apoyar revoluciones importantes en la ciencia,” dijo Sulloway, que ha escrito sobre la historia de la ciencia y ha estudiado diferencias del comportamiento entre los conservadores y los liberales.

David Amodio, profesor auxiliar de la psicología en la universidad de Nueva York, ha señalado que este estudio solo analiza una estrecha gama del comportamiento humano y que sería un error concluir que existe una orientación política que sea mejor. La tendencia de conservadores a bloquear la información innecesaria podría ser algo bueno, dependiendo de la situación, él dijo.

La orientación política, observó, ocurre a lo largo de un espectro, y las posiciones respecto a ediciones específicas, tales como impuestos, son influenciadas por muchos factores, incluyendo la educación y la abundancia. Algunos liberales se oponen a impuestos más altos y algunos conservadores favorecen las derechos del aborto.

Amodio se pregunta: "¿Significa esto que los liberales y los conservadores nunca se van a poner de acuerdo, o será que el estudio ha encontrado una razón por la cual tienden a no llevarse bien?"

Traducido por Rubén Carvajal Santana de:
Los Angeles Times

http://www.nature.com/neuro/journal/vaop/ncurrent/abs/nn1979.html

No hay comentarios.: